Eclat d’Arpège, fresca y brillante fragancia de Lanvin

Me confieso como una fanática de los perfumes, poseo una amplia colección de fragancia en mi haber, la que obviamente no cesa de crecer. Recientemente tuve una nueva adquisición, el Eclat d’Arpège de Lanvin; una fragancia francesa impresionantemente bella, fresca y femenina.

Eclat d’Arpège es un perfume floral-frutal que fue elaborado teniendo como musa inspiradora al Arpège de 1927, pero obviamente adaptado a la actualidad.



Eclat d’Arpège, fresca y brillante fragancia de Lanvin

La fragancia Eclat d’Arpège fue creada en el año 2003, es mucho más moderna y brillante que la anterior por sus notas frutales en lugar de los aldehídicos, de ahí viene su nombre ya que éclat significa brillante en francés.

La composición del perfume es muy delicada y frágil, sus primeras notas verde de lila y hojas de limón siciliano, son las que al sentirlas transportan a un día de primavera. Segundos después se pueden percibir las florales notas del corazón donde el aroma se intensifica, estas se componen por la frescura de las hojas de té verde, flor de glicina, flores de duraznos, sensual peonía roja y osmanthus de China.

Las notas de base son de cedro blanco del Líbano, almizcle dulce y delicado ámbar, responsables de la sensación de una caricia que envuelve con suavidad. La creadora de esta fragancia tan bella es Karine Dubreuil.

El envase

La botella de Eclat d’Arpège de Lanvin es de forma esférica, en color transparente en lugar de negro opaco como el perfume original, para en esta ocasión dejar al descubierto el tono liláceo de la nueva fragancia.
La tapa es cromada y tiene el mismo logo del Arpège que muestra a la creadora de la firma Jeanne Lanvin jugando con su hija Marguerite.

La presentación del perfume es igual de delicada que su envase, no viene en una caja común de cartón sino en un frasco plástico transparente. Eclat d’Arpège de Lanvin viene en presentaciones de 30, 50 y 100 ml.

Año de lanzamiento: 2003
Tipo de fragancia: floral – frutal





Puede Interesarte


Comenta este articulo